Warning: A non-numeric value encountered in /home/cucorg/public_html/web25/plugins/system/helix3/core/helix3.php on line 490

Warning: A non-numeric value encountered in /home/cucorg/public_html/web25/plugins/system/helix3/core/helix3.php on line 490

Warning: A non-numeric value encountered in /home/cucorg/public_html/web25/plugins/system/helix3/core/helix3.php on line 490

Warning: A non-numeric value encountered in /home/cucorg/public_html/web25/plugins/system/helix3/core/helix3.php on line 490

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/cucorg/public_html/web25/plugins/system/helix3/core/classes/menu.php on line 268

Por los héroes y mártires de la embajada de España exigimos justicia y castigo a los genocidas

Hoyseguimos recordando y condenando una de las masacresmás atroces ocurridas en la historia reciente de Guatemala. El 31 de enero de 1980, fuerzas militares, policía y grupos para-militares, dirigidos directamente por el gobierno militar del general Romeo Lucas García y mandos que dirigían estas fuerzas, masacraron a 37 personas dentro de la Embajada de España. La mayoría de ellos eran hermanos y hermanas indígenas, campesinos, estudiantes, pobladores y sindicalistas. Otros eran funcionarios de la embajada y figuras políticas de aquel período. Posteriormente fue asesinado el compañero Gregorio Yujá, quien había sobrevivido esta masacre y que hizo un total de 38 personas muertas en aquel trágico acontecimiento.

Este hecho, que continúa en la impunidad, fue producto de todos los atropellos sufridos por los pueblos originarios, particularmente del occidente del país. Los tratos inhumanos en las fincas de terratenientes y ricachones, y las masacres, torturas, desapariciones y violaciones a mujeres y niños que cometía el Ejército de Guatemala en ese entonces, obligó a un grupo de hermanos y hermanas del Quiché a organizarse y demandar el cese de la represión estatal y gubernamental en contra la población. Para ello viajaron a la ciudad capital, para dar a conocer lo que estaban sufriendo. Acudieron a distintas instituciones haciendo la denuncia pública; dentro de las medidas asumidas, decidieron acudir a la Embajada de España, considerando que no solo era un medio para cuestionar al sistema opresor, sino que además la denuncia trascendería a nivel internacional: ¡Qué se escuchara su voz de justicia yrespeto a la vida!

La Política de Estado, de terror, asumida por el gobierno de turno de aquel momento, no contemplaba ningún acto que cuestionara la misma, y su irracional y criminal posición fue la de masacrar al grupo de compañeros y compañeras que demandaban justicia, como también a miembros de la Embajada y figuras políticas que se encontraban en ella.

Este momento imborrable en la memoria histórica de muchos guatemaltecos y guatemaltecas, así como en la de la comunidad internacional, puso de manifiesto el Estado de Terror, y criminal, que se estaba viviendo, como en aquellos períodos que continuaron a él cuando se recrudeció el enfrentamiento armado atendiendo a las políticas de tierra arrasada, la instalación de aldeas modelo, así como la operación de las Patrullas de Autodefensa Civil, la G2 y otros grupos militares que masacraron a pueblos enteros de nuestro país.

Por eso consideramos que la justicia ha dado un paso importante al ligar a proceso judicial y reconocer como genocida y actor de deberes de lesa humanidad al militar retirado Efraín Ríos Montt. De esta cuenta exigimos que tanto él como otros militares asesinos sean juzgados y condenados como se lo merecen para que se habra ese círculo de impunidad que existe en nuestro país y se haga justicia por las miles de personas asesinadas durante el conflicto armado interno.

La historia de Guatemala, como de la de muchos países, particularmente de América Latina, está marcada por la invasión originada desde hace más de 500 años, que arrastra masacres, crímenes, opresión, represión y todas las formas de terror para la imposición de un sistema capitalista neoliberal, excluyente, machista y racista, con el fin de ejercer el control político, económico, social, cultural e ideológico.

Cada etapa vivida ha marcado hechos que contraponen intereses de unos pocos. La concentración de la riqueza, no importando los medios, ha arrastrado a la pobreza y extrema pobreza, vendiendo la soberanía del país, explotando, mercantilizando y entregando los recursos de la Madre Naturaleza al capital nacional y trasnacional, sin importar los daños que a ella se haga, con tal de lograr su fin.

Por otro lado, estamos la mayoría, particularmente los pueblos originarios, protegiendo esos recursos con el fin de defender y conservar la vida e identidad, que implica preservar el futuro de los recursos naturales y de todos lo seres vivos que cohabitamos en este planeta, buscando alcanzar el bienestar colectivo y mantener el equilibrio para las presentes y futuras generaciones.

En el contexto actual se siguen manifestando y profundizando hechos represivos y opresivos, particularmente en contra de los pueblos originarios, tal como lo sucedido en la Nueva Linda, Rethaluleu, y más recientemente en el Valle del Polochic, Alta Verapaz, en donde varias comunidades que luchan por la recuperación de la Madre Tierra y defensa del territorio fueron violentamente desalojadas, arrastrando con ello la perdida de la vida de algunos dirigentes –hombres y mujeres-, persecución criminal, penal y amenazas. Además han sufrido la destrucción de cientos de hectáreas de cultivos (maíz, frijol, etc.) de las comunidades desalojadas que dejan en condiciones de extrema pobreza a cientos de familias, en condiciones de salud crítica, particularmente a niños y niñas que padecen de desnutrición crónica. Esto refleja un futuro incierto hacia las condiciones de vida de estos hermanos y hermanas.

La impunidad con la que actuan los grupos de poder nacionales e internacionales, protegidos por el Estado, evidencia hacia donde se encaminan sus intereses y pone al descubierto que no importa el medio para lograr sus fines.

Para que no se repita el estado de terror de los 36 años de guerra interna y para que la represión y marginación no afecte a los pueblos originarios, el actual Gobierno tendrá que asumir un mayor compromiso en contra de todas estas medidas que han llevado a la crisis que vivela sociedad guatemalteca aun a sabiendas que el actual presidente Otto Pérez Molina estuvo directamente involucrado en hechos ocurridos en el pasado, en donde la población civil fue víctima de ellos.

En su discurso el actual presidente habla de un gobierno de “reconciliación”, pero mientras sigan quedando en la impunidad actos atroces, como lo ocurrido en la Embajada de España o en el Polochic, entre otros, no se puede hablar de reconciliación, sino más bien de complicidad. Las familias de las víctimas y la población exigen juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales de estos hechos; solo aplicando estos principios, puede conducirse a una sociedad que aspira a un sistema más justo y humano, de lo contrario la llamada“reconciliación” queda en cuestión.

Los criminales intelectuales y materiales andan sueltos, protegidos por el sistema y sus cómplices. Es por ello que todas aquellas organizaciones, sectores democráticos, hombres y mujeres conscientes, seguiremos exigiendo juicio y castigo.

¡No olvidamos, No Perdonamos, No nos reconciliamos hasta alcanzar juicio y castigo a los asesinos!

Exigimos justicia por el asesinato de nuestros compañeros:

Campesinos: Vicente Menchú, Salomón Tabico, Gaspar Viví, Mateo Sic Chen, Gavina Moran Chupe, José Ángel Xona Gómez, Regina Pol Cuy, MaríaRamírez Anay, Maria Ramírez Anay, Hermana,Juan Tomas Lux, María Pinula Lux, Mateo Sis, Víctor Gómez Zacarías,Francisco Tum Castro, Juan Chic Hernández, Mateo López Calvo, Francisco Chen,Gregorio Yuja Zona, Juan Us Chic, Juan López Yac, Juan José Yos.

Estudiantes universitarios: Felipe Ramírez, Edgar Rodolfo Negrero Straube, Leopoldo Pineda, Sonia Magali Welchez Valdez, Felipe Antonio García Rac (obrero) y Trinidad Gómez Hernández (poblador).

Y por el asesinato del personal diplomático y exfuncionarios de gobierno:

Eduardo Cáceres Lenohoff, Adolfo Molina Orantes, Jaime Ruiz Árbol, Luis Felipe Saenz Martinez, Lucrecia de Aviles, Nora Mena Aceituno, Maria Teresa Villa de Santa Fe, Miriam Rodríguez, Lucrecia Anleu y Mary de Barillas.

 

¡Héroes y Mártires del 31 de Enero,

Presentes en la Lucha

Waqib´Kej, CUC, y la Coordinación Genocidio Nunca Más.

 

Guatemala, 31 enero de 2012

 

Artículos al azar

Síguenos en

Buscar

CUC TV

© 2017 Derechos Reservados - Comité de Unidad Campesina - CUC -