COMUNICADO DE PRENSA SOBRE LA MILITARIZACIÓN DE SAN JUAN SACATEPEQUEZ

LAS ORGANIZACIONES SINDICALES, INDÍGENAS Y CAMPESINAS

(UNSITRAGUA, FNL, SNTSG, CNOC, CUC, FESTRA)

 

Al pueblo de Guatemala y a la comunidad internacional manifestamos nuestro total rechazo a las prácticas de militarización y represión, como respuesta del Estado ante la problemática social.

 

Las acciones del actual gobierno nos hace recordar épocas precedentes de ingrata memoria, como las emprendidas por el gobierno de Carlos Manuel Arana Osorio y otros gobiernos que le sucedieron. Todos implementaron la suspensión de las garantías constitucionales como una de sus principales armas para enfrentar el descontento popular. La historia, si no se le conoce, torna cíclica.

 

El pueblo de San Juan Sacatepéquez lucha, con dignidad, por la defensa de su tierra y la integridad de sus territorio. Los acompañan la razón y el derecho. La empresa de la familia Novella amenaza con convertir sus jardines en desierto.

 

Ante su clamor nada, en absoluto, se resuelve con la intervención militar. Los problemas sociales que se multiplican a lo largo y ancho del país, requieren respuestas de otra naturaleza.

 

 Campesinas de San Juan Sacatepéquez, Guatemala, protestan los abusos de las autoridades y la empresa Cementos Progreso, en la marcha del aniversario del CUC, 15 de abril 2008.
 

El precedente que establece el Gobierno de militarizar las áreas de conflicto por la vía de suspender las garantías constitucionales y lanzar sobre el terreno a sus perros de la guerra, es inaceptable. El pasado no debe volver, ni la impunidad puede seguir siendo el manto bajo el cual se abrigan todo tipo de atropellos en contra de los derechos e intereses superiores del pueblo.

Los movimientos sociales no son terroristas. Por el contrario, es el propio Estado quien siembra el terror, para defender los intereses de la familia Novella.

El actual Gobierno debe recordar que, quien siembra vientos, cosechará tempestades. Las derechas de este país deben saber que han de ponerle límites a su codicia, porque si no lo hacen, es el propio pueblo quien terminará por limitarlas.

Colom llama a los pobladores a establecer un diálogo luego de militarizar el área. No es válido dialogar cuando una de las partes apunta con un fusil en la sien de la otra. Claro que debe darse un proceso de diálogo pero en condiciones de equidad y respeto mutuo.

Para ello es precisa la mediación de actores que, como la Iglesia Católica, puedan desempeñar un arbitrio respetuoso y conciliador entre las partes.

La inteligencia, la razón, deben imponerse por encima del uso de la fuerza bruta.

Exigimos al Estado el inmediato retiro de sus tropas y que, también de inmediato, cese el Estado de Prevención.

 

¡A mayor represión, mayor organización!

Guatemala, 23 de junio 2008

Artículos al azar

Síguenos en

Buscar

CUC TV

© 2017 Derechos Reservados - Comité de Unidad Campesina - CUC -