ORGANIZACIONES CAMPESINAS SE PRONUNCIAN CONTRA EXPANSIÓN DE AGROCOMBUSTIBLES

Comunicado de organizaciones y comunidades, ante el acaparamiento de tierras por empresas agroindustriales y la consecuente agudización de la crísis alimentaria.

 

LAS ORGANIZACIONES Y COMUNIDADES ABAJO FIRMANTES
A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL

 

MANIFESTAMOS:

1. La expansión de las plantaciones para agrocombustibles está avanzando aceleradamente en el país. En los últimos cinco años se ha incrementado el acaparamiento de tierras por parte de empresas agroindustriales, nacionales y transnacionales, para sembrar caña de azúcar y palma africana con este propósito. Lo anterior está implicando la reducción de las áreas destinadas a la producción de alimentos, poniendo en mayor riesgo la seguridad alimentaria para la población, la desintegración de muchas comunidades campesinas, y la destrucción de elementos fundamentales de su cohesión e identidad como comunidades indígenas.

2. Debido a los límites de las reservas de petróleo, a las crecientes dificultades para su abastecimiento y la inestabilidad de los precios internacionales del mismo, los Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, China y Brasil han puesto los ojos en los agrocombustibles. La Unión Europea y Estados Unidos, se han fijado metas para convertir una parte de su consumo de petróleo a consumo de “energía renovable”. La conversión a energía renovable de los países desarrollados incluye el consumo de agrocombustibles que NO producen en sus respectivos países, sino que necesariamente deberá hacerse en tierras fuera de sus fronteras.

3. El creciente mercado de los agrocombustibles está empujando en nuestro país un proceso acelerado de concentración y reconcentración de la propiedad agraria, que busca ahora acaparar las tierras que con la firma de la Paz pasaron a manos campesinas después de 1999. Este proceso está suponiendo, al mismo tiempo, el despojo de miles de familias campesinas de sus tierras, la destrucción de bosques y humedales, la desviación y el acaparamiento de ríos y fuentes de agua, y la eliminación de la biodiversidad que todos ellos albergan. En áreas de la Costa Sur, donde las plantaciones de palma africana se establecieron hace ya más de una década, las graves consecuencias de este tipo de plantaciones para la población local son evidentes: debido al desvío de los ríos, en tiempo de verano las comunidades se quedan sin agua y en tiempos de invierno sufren inundaciones y enormes pérdidas en sus pobres economías.

4. Todo lo anterior está ocurriendo sin que, hasta ahora, el Estado guatemalteco intervenga para frenar el acaparamiento y la concentración de la tierra, para obligar a las empresas palmeras y cañeras a cumplir con las leyes ambientales vigentes, para asegurar que no se reduzca la producción de alimentos, se apoye la producción campesina y se garantice la seguridad alimentaria de la población.


POR TODO LO ANTERIOR:

1. Nos pronunciamos en contra del establecimiento de metas de conversión de uso de combustibles fósiles a agrocombustibles, basadas en la potencial producción de estos últimos en tierras de los países subdesarrollados, por parte de los países desarrollados, como la Unión Europea y Estados Unidos.

2. A los gobiernos de los estados miembros de la Unión Europea y Estados Unidos, planteamos que dejen en suspenso dichas metas, en tanto no se realicen investigaciones exhaustivas sobre los distintos impactos (ecológicos, económicos, sociales, culturales y políticos) que tiene el impulso de estas plantaciones en cada uno de los países y las regiones afectadas.

3. A los organismos financieros internacionales, les exigimos que detengan los programas de asistencia técnica y financiera que promueven el establecimiento y la ampliación de las plantaciones para agrocombustibles, y que incorporen a sus directrices las recomendaciones que las organizaciones de la sociedad civil hemos planteado en distintos foros.

4. Al Estado de Guatemala, le exigimos que emita y ponga en marcha políticas públicas que contribuyan a detener el acaparamiento y la destrucción de tierras, que haga cumplir a las empresas con las leyes vigentes de protección del medio ambiente y que cumpla con su obligación de impulsar políticas reales y efectivas de desarrollo rural integral que beneficien al conjunto de la población rural.

5. A las campesinas y los campesinos guatemaltecos, los exhortamos a no vender ni ceder sus tierras bajo ninguna forma, a defenderlas y exigir al Estado el apoyo que las economías campesinas requieren y al que tienen derecho.

Guatemala, 14 de junio del 2009


¡La tierra de los campesinos NO está en venta!
¡Las economías campesinas dan de comer a Guatemala!
¡Por una Ley de Desarrollo Rural Integral!


Comité de Unidad Campesina (CUC)
Coordinación Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC)
Plataforma Agraria (PA)
Consejo Nacional de Desplazados de Guatemala (CONDEG)
Asociación de Comunidades de Desarrollo Integral de Petén (ACDIP)
Asociación Oxlaju Tzuul
Central Campesina Chortí “Nuevo Día”
Comunidades en Desarrollo de San Carlos Alzatate (COMSCAL)
Asociación K’aache’
Pastoral Social de Ixcán
Asociación Coordinadora Comunitaria de Servicios en Salud (ACCSS)
Grupo de Mujeres con Valor Construyendo Un Futuro Mejor (MUVACOFUM)
Asociación El Observador
Fundación Guillermo Toriello
Instituto de Estudios Agrarios y Rurales (IDEAR) y
Coordinación de Organización y Cooperativas (CONGCOOP)
ActionAid Guatemala
Campaña “POR UNA GUATEMALA SIN HAMBRE”
CAMPAÑA “VAMOS AL GRANO”

 

 

Artículos al azar

Síguenos en

Buscar

CUC TV

© 2017 Derechos Reservados - Comité de Unidad Campesina - CUC -